Viejos paradigmas en la actualidad, ¿siguen haciendo efecto?

 

¨Los tiempos son distintos¨. Cómo avanza el mundo, avanzamos nosotros. Sin embargo, los paradigmas de crianza resultan ser normalizados a tal punto en que los niños, niñas y adolescentes no tienen una voz para poder expresar sus opiniones, dejando dicho que solo los adultos tienen el derecho y deber de decidir qué es lo mejor para nosotros sin consultarnos en lo que nos compete.

 

Es cierto que, aunque legalmente no tengamos la edad requerida para poder ser adultos, podemos aprender a tomar decisiones propias y a actuar en consecuencia para que desarrollemos nuestro uso de razonamiento.

 

“Nadie sabe todo, todos saben algo y entre todos saben mucho”

Anónimo

 

Situaciones simples como que se nos considere a los niños, niñas y adolescentes para un curso técnico, para algún interés o algún pasatiempo es importante para el desarrollo de estos mismos.

 

Los niños, niñas y adolescentes deben seguir en sujeción a sus padres, o sea, que los hijos deben obedecer y dejarse guiar por sus padres, mientras los padres deben establecer comunicación estrecha con sus hijos para saber sus gustos, sus disgustos y que puedan servir de guía para un mejor desempeño de nosotros. El intercambio de ambos permitirá que los niños, niñas y adolescentes puedan ser más creativos y abiertos a sugerencias y a un mejor desempeño en todo aspecto de su vida.

 

Y al final debemos de comprometernos a hacer generaciones que aporten al país. Si queremos que la sociedad mejore, todos debemos aportar nuestro granito de arena.

 

*Imagen: https://www.unicef.org/republicadominicana/children.html

 

Robert Yr. Pérez Moreno

CORIA República Dominicana