Viajeros entre Letras, la realización de un sueño de participación

 

“Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas pueden cambiar el mundo.” 

 Eduardo Galeano.

 

En mi país Colombia se gestan fuertes vientos de cambio con respecto al tema de la promoción y protección de nuestros derechos como niños, niñas y adolescentes, de esta forma diversas organizaciones sociales como: Malabareando Las Calles, Enfanses,  YMCA, Frailes Arte, Taller De Vida, EU Yoga, Bromelia y muchas otras nos hemos dado a la tarea de empoderarnos y empoderar a otros en sus derechos y demostrar que si es posible crear sistemas de protección integral de niños, niñas y adolescentes.

 

Haz click en la imagen para ver el video

En nuestro caso “Viajeros entre Letras” nace como un proyecto de participación infantil, un grupo de niños, niñas y adolescentes, quisimos hacer realidad un sueño, este era llegar al escalón 8 “Iniciada por los niños, decisiones compartidas por adultos” de la escala de participación propuesta por Roger Hart. De esta manera, juntos construimos una organización social llamada: “Viajeros entre Letras”: somos un grupo de niños, niñas y adolescentes defensores de derechos humanos y nuestro principal objetivo es proteger y empoderar en sus derechos a otros niños, niñas y adolescentes para construir un semillero y estos a su vez, terminado el proceso, puedan hacer lo mismo por sus pares.

 

Quisimos trabajar en un territorio donde realmente pudiéramos evaluar el impacto obtenido, así que decidimos hacerlo en el corregimiento de Caimalito, perteneciente al municipio de Pereira, Risaralda, Colombia. Este corregimiento se encuentra en una situación muy vulnerable ya que gran parte de sus habitantes son desplazados, víctimas de la guerra, en su gran mayoría pertenecientes a comunidades: indígenas emberá y afrocolombiana.

 

Como la promoción y protección de nuestros derechos requiere del mundo adulto y sus instituciones, primero nos dirigimos a la Dimensión Institucional, en este caso, la ONG Taller de Vida donde soy voluntario; aquí llevamos trabajando dos años en dicho corregimiento, así conseguimos que Taller de Vida nos preste los espacios. Después, pasamos a la Dimensión Programática, visitamos la Secretaria de Educación que aprobó nuestro proyecto como servicio social y por último, para la Dimensión Normativa, nos apoyamos en la Convención sobre los Derechos del Niño y la Ley 1098 de 2006 que fundamenta el Código de Infancia y Adolescencia en mi país.

 

El siguiente paso fue juntarnos con nuestros garantes de derechos:

  • Estado:  nos manifestamos en la Corregiduría que nos ofrece su apoyo, el de la policía y los bomberos para lo que necesitemos.
  • Sociedad: hablamos con las lideresas comunitarias y con el rector del colegio que nos presentaron ante las –Familias- que permiten que sus niños, niñas y adolescentes nos acompañen cada sábado para aprender de sus derechos.

 

También nos articulamos con otras organizaciones sociales como Taller Creativo Bromelia, Caza de Libros y Eu Yoga, que nos apoyan con materiales y profesionales.

 

En Viajeros entre Letras estamos convencidos que la lectura con todos los sentidos y las artes expresivas son herramientas fundamentales para la formación en promoción y protección de derechos, ya que estos los podemos emplear como vía para:

  • Crear espacios y entornos protectores donde como niños, niñas y adolescentes nos sintamos seguros de participar, valorados al ser escuchados, empoderados al ser tenidos en cuenta y unidos al compartir nuestros conocimientos en promoción y protección de derechos.
  • Generar acciones que permitan el encuentro, como los juegos colaborativos, donde se comparta y se aprenda, se viva la solidaridad y el  respeto  por el  otro.
  • Hacer escuchar las voces de los niños, niñas y adolescentes y al sentirse convalidados gesten un proceso de catarsis y resiliencia.
  • Promover  encuentros  intergeneracionales e interculturales para aprovechar las experiencias y saberes de todos y fortalecer  vínculos.  La  valoración por las diversas culturas, pues somos  un país multicultural y pluriétnico.
  • Fomentar y gestionar círculos  de la palabra y colectivos donde se promueva  y se comparta sobre la promoción y protección de derechos, generando  acciones de incidencia desde diferentes expresiones artísticas, con los grupos poblacionales con mayor vulneración de derechos haciendo un enfoque en los niños, niñas y adolescentes.
  • Construir tejido social e identidad por medio de la memoria histórica a través de las narraciones, relatos, testimonios y anécdotas de los niños, niñas y adolescentes.

 

Escrito por: Santiago Cardona

CORIA Colombia