Todos y todas tenemos derecho a divertirnos 

 

 

Durante el 2018, acompañé como CORIA y miembro del Consejo Consultivo de Niñez y Adolescencia de Panamá a nuestros amigos de la SENNIAF (Secretaria Nacional de Niñez, Adolescencia y Familia) a muchas actividades, sin embargo, el pasado 13 de diciembre participe y colaboré en la realización de la fiesta navideña, evento donde participaron muchos niños, niñas y adolescentes que pertenecen a los distintos programas de esa institución.

 

Lo que me gustaría ponderar de esta celebración es que durante su desarrollo se consideró un espacio para que los niños, niñas y adolescentes invitados se expresaran y participaran, de acuerdo a sus gustos, hubo baile, canto, poesía, hasta algo de teatro se generó un momento donde pudimos ejercer nuestro derecho a la participación y sobre todo a la sana diversión.

 

Una de las presentaciones que más me impactó fue la actuación por parte de los adolescentes del Consejo Consultivo de Panamá, quienes nos deleitaron con su presentación titulada “El derecho a soñar”, manifiesto que nos mostró que a través del arte y la cultura los y las adolescentes pueden expresar sus ideas, opiniones y presentar sus propuestas.

 

El fin de este encuentro era crear un espacio de diversión, participación e integración para todos los niños, niñas y adolescentes, los cuales se divirtieron mucho, comieron mucho y lo que más nos gustó fue el stand de fotos, y lo que no podía faltar: los regalos de navidad.

 

Todos los niños, niñas y adolescentes tenemos derecho a la recreación, a compartir e interactuar con otras personas, eso activa nuestra imaginación y creatividad, estimula nuestro desarrollo físico y mental.

 

Algunos de los comentarios que pude escuchar:

  • Adolescente del Consejo Consultivo de Panamá: “Me gustó porque pude expresarme a través de la danza y además pudimos compartir con niños y niñas de varios hogares de protección. Me encantó mucho ver como compartieron un momento muy agradable”.
  • Adolescente integrante de RET PANAMÁ: “Me agradó mucho la actividad, pude compartir con mis amigos y con muchos niños y adolescentes más; me gustó la animación y las presentaciones, espero se repita de nuevo”.
  • Niña de institución de protección: “Fue muy divertido, me fascinó todo lo que hicimos y me sentí muy especial al compartir con otros niños de mi edad”.

 

Fue muy notable la felicidad de los niños, niñas y adolescentes, y eso es lo que quiero recalcar como Coria, sé que no se solucionaron sus problemas, sin embargo, por un momento tuvimos el derecho a soñar con un mundo mejor, más divertido y tuvimos un espacio para manifestarlo.

 

Creo firmemente que cuando un niño, niña o adolescente no cuenta con entornos seguros donde pueda desarrollarse y ejercer su ciudadanía, le estamos robando su niñez y por ende lo/la estamos anticipando a su vida adulta.

 

Es hora de cambiar, salgamos, juguemos y recordemos que… ¡Todos y todas tenemos derecho a divertirnos!

 

Escrito por:

Ruby Castillo 

Corresponsal Infantil y Adolescente de Panamá.