La recreación parte esencial de la niñez y adolescencia en El Salvador

 

Todos los niños, niñas y adolescentes tenemos una amplia variedad de derechos señalados en la Convención sobre los Derechos del Niño, que nos ayudan a tener un mejor desarrollo físico, mental y moral. En este artículo daremos a conocer el “Derecho al descanso, recreación, esparcimiento, deporte y juego” que se encuentra legislado en el artículo 30 de la Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia (LEPINA), en nuestro país. Sabemos bien que el derecho al deporte, juego y recreación constituyen un estímulo para el desarrollo afectivo, físico, intelectual y social; además de ser un factor de equilibrio y autorrealización.

 

Por tal motivo, en la Convención sobre los Derechos del niño, en su artículo 31 especifica que los Estados partes de esta Convención deben respetar y promover el derecho del niño a participar plenamente en la vida cultural y artística, propiciando oportunidades apropiadas en condiciones de igualdad. Por este motivo es que en nuestro país dentro de la Ley de Protección Integral de la Niñez y Adolescencia en su artículo 90 se encuentra este derecho, el cual dictamina lo siguiente:

 

“Las niñas, niños y adolescentes tienen derecho al descanso, recreación, esparcimiento, deporte y juego”.

 

El ejercicio de los derechos consagrados en esta disposición debe estar dirigido a garantizar el desarrollo integral de las niñas, niños y adolescentes y a fortalecer los valores de solidaridad, tolerancia, identidad cultural y conservación del ambiente, el Estado debe garantizar campañas permanentes dirigidas a erradicar la utilización de juguetes y de juegos bélicos o violentos.

 

El Estado, con la activa participación de la sociedad, debe garantizar programas de recreación, esparcimiento, juegos deportivos y descanso, dirigidos a todas las niñas, niños y adolescentes, en particular para aquellos con discapacidad. Estos programas deben satisfacer las diferentes necesidades e intereses de las niñas, niños y adolescentes y fomentar, especialmente, los juguetes y juegos tradicionales vinculados con la cultura nacional, así como otros que sean creativos o pedagógicos.

 

En el ejercicio de este derecho es importante contar con el apoyo del Estado, la comunidad y la familia para que los niños, niñas y adolescentes lo puedan ejercer y disfrutar de la mejor manera.Por estas razones en El Salvador el gobierno ha creado espacios e instituciones para poder desarrollar de la mejor manera este derecho, entre los que podemos mencionar:

  • Parque Saburo Hirao.
  • Parque Infantil de Diversiones.
  • Parque Zoológico Nacional.
  • Parque de la familia.
  • Museo Tin Marín.

 

Así como la creación de la Ciudad de la Niñez y Adolescencia (CNA), con el objetivo de ofrecer actividades lúdicas, educativas, culturales y deportivas, donde las niñas, niños y adolescentes pueden participar con sus familias.

 

Es importante también la participación de los respectivos órganos del poder local y de la población, así como el apoyo de la familia por lo que los padres y las madres deben dedicarles tiempo a sus hijos para el buen desarrollo de estos; y que mejor que en el ejercicio de este derecho, en donde todos tenemos una participación fundamental.

 

Este es uno de los derechos en los cuales la niñez y adolescencia puede desarrollar sus capacidades intelectuales, intelectuales, motoras y psicológicas, así como expresar su libertad mediante la recreación y la diversión.

 

“El juego infantil es un recurso natural inagotable que permanece dentro de cada persona y que estará a su disposición siempre que lo necesiten. Sin embargo, es un pozo que requiere llenarse en pocos años, y la calidad del juego que se deposite será la que alimentará ese valioso recurso durante toda la vida” Tina Bruce.

 

Escrito por: Génesis Servellón, Román Mendoza y grupo de niños, niñas y adolescentes de El Salvador.

CORIAs El Salvador.