La discriminación

 

Los derechos de la infancia y la adolescencia, se encuentran establecidos en la Convención sobre los Derechos del Niño que fue aprobada como tratado internacional de Derechos Humanos el 20 de noviembre de 1989.

 

La Convención sobre los Derechos del Niño establece en su artículo 2, que todos los niños y niñas tienen los mismos derechos, sin discriminación alguna por motivos de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de otra índole, origen nacional, étnico o social, posición económica, impedimentos físicos, nacimiento o cualquier otra condición y que los Estados partes asegurarán la  aplicación de los derechos a cada niño y tomarán las medidas apropiadas para garantizar que el niño se vea protegido contra toda forma de discriminación o castigo.

 

Aquí en Ecuador, la Constitución establece como uno de los deberes primordiales del Estado, el garantizar sin discriminación alguna el efectivo goce de los derechos establecidos en la constitución y en los Instrumentos internacionales.[1]

 

Asimismo en el artículo 46, número 7 manifiesta que el Estado adoptará, como una de las medidas que aseguren a las niñas, niños y adolescentes, la protección frente a la influencia de programas o mensajes, difundidos a través de cualquier medio, que promuevan la violencia, o la discriminación racial o de género.

 

En relación a las políticas públicas de comunicación, estas priorizarán su educación y el respeto a sus derechos de imagen, integridad y los demás específicos de su edad. Por último, se establecerán limitaciones y sanciones para hacer efectivos estos derechos.[2]

 

Sin embargo, en la actualidad la discriminación sigue existiendo para millones de niños, niñas y adolescentes en todo el mundo.

 

Existen muchos tipos de discriminación, las más habituales según la UNICEF se da por razones de: género, discapacidad, etnia y raza, casta, VIH/SIDA y nacimiento.

  • Discapacidad: Existe en el mundo entre 120 y 125 millones de niños y jóvenes con discapacidades. Se estima que menos del 2 % de estos niños y niñas asisten a la escuela.
  • Casta: Se estima que 250 millones de personas padecen discriminación por haber nacido en el seno de una casta marginada (una clase social).[3]

 

Es importante que como defensores de los derechos humanos digamos: ¡NO A LA DISCRIMINACIÓN!

 

Escrito por:

José David Vargas Soledispa

CORIA Ecuador

Fuentes:

[1] Constitución de la República del Ecuador, 2008, Artículo 3.

[2] Constitución de la República del Ecuador, 2008, artículo 46, número 7

[3] https://www.unicef.org/spanish/protection/index_discrimination.html