Educación sexual en los niños, niñas y adolescentes: nuestra actuación frente a la falta de información

 

Actualmente el tema de educación sexual en niños, niñas y adolescentes, sigue siendo un tema con cierta complejidad y abordado con cierto grado de vergüenza, situación que provoca que sigan existiendo vacíos en torno a este tema.

 

La familia es la primera fuente de educación de manera general y sobre todo de educación sexual, es ahí donde debe empezar el desarrollo sobre los temas relacionados a la educación sexual en los niños, niñas y adolescentes, y debe continuar y fortalecerse en las diferentes unidades educativas, lugar donde los niños, niñas y adolescentes pasamos mayor tiempo a medida que crecemos.

 

A su vez también el Estado como garante de derechos, tal como lo manifiesta nuestra Constitución, en el marco de la adecuada protección a los derechos tiene la obligación de adoptar medidas normativas, informativas, de salud, educación, entre otras, que nos permita adoptar decisiones libres, informadas[1] y responsables respecto a sexualidad.

 

La sentencia No.  003-18-PJO-CC, emitida por la Corte Constitucional del Ecuador, en el caso No. 0775-11-JP, el 27 de junio de 2018, manifestó:

“117. El ejercicio efectivo de los derechos sexuales y reproductivos exige la adopción de medidas no únicamente desde el seno familiar, sino también desde la perspectiva social y estatal, pues la salud sexual y reproductiva es una cuestión de salud pública y educación, confiada no sólo a la familia, sino impuesta al Estado como garante del derecho a la salud (art. 32 C.R.), a la educación (art. 26 C.R.) y corresponsable del ejercicio pleno de los derechos de las y los adolescentes.”

 

Es decir que la preocupación en brindar una información adecuada sobre educación sexual debe provenir no solo de la familia, sino también de la sociedad y del Estado, teniendo en cuenta que si los niños, niñas y adolescentes crecen bien informados, también surgirán padres bien informados. La educación sexual implica el derecho que tenemos las personas de acceder a información en torno a nuestra sexualidad desde la infancia.

 

En Aprofe Adolescente, un programa creado por la Asociación Pro Bienestar de la Familia Ecuatoriana – APROFE, con el propósito de mejorar la calidad de vida tanto a nivel físico, psicológico y social de los niños, niñas y adolescentes en Guayaquil, se desarrollan varias actividades encaminadas a que los niños, niñas y adolescentes desarrollemos estilos de vida saludables, promoviendo el ejercicio del auto cuidado y la toma de decisiones informadas y voluntarias, sobre salud sexual y reproductiva, así como proporcionar habilidades y conocimientos que permitan prevenir el embarazo no deseado y las infecciones de transmisión sexual (ITS) y el VIH/SIDA, promoviendo también como pieza clave el liderazgo y la participación activa de jornadas de formación en diferentes temáticas como autoestima, comunicación, sexualidad, género, habilidades sociales, violencia, liderazgo, derechos y responsabilidades, prevención del uso indebido del alcohol y drogas.

 

Pero aún más importante, la educación sexual no solo debe ser impartida a los niños, niñas y adolescentes, por ese motivo en Aprofe también se realizan talleres de sexualidad dirigido a los padres y madres, ya que la educación sexual debe ser para todos, tanto para los hijos como para los padres, ambos grupos deben acceder a información sobre educación sexual para que de esa manera exista la suficiente confianza entre ambos de hablar de estos temas y esta problemática de falta de información desaparezca.

 

Según el Observatorio Social del Ecuador en su publicación sobre situación de la niñez y adolescencia en Ecuador 2019, manifiesta que el embarazo adolescente y las debilidades de una política integral y permanente para su prevención se relaciona con la falta de información y de acceso a una educación sexual integral que incorpore los servicios de salud sexual y reproductiva al sistema educativo.

 

Puedo concluir que la educación sexual cumple un papel fundamental en la actualidad, ya que observamos a través de los diferentes medios de comunicación como los niños, niñas y adolescentes dejan a un lado los juegos para convertirse en padres a temprana edad, todo esto porque la educación sexual sigue siendo un tema que si se aborda, en su mayoría se hace con limitaciones, convirtiendo la educación sexual en un tema tabú.

 

Escrito por: José David Vargas Soledispa

CORIA Ecuador.

Cita: [1] Cuando la Norma Constitucional hace mención a la toma de decisiones informadas se está refiriendo al acceso a conocimientos científicos, datos estadísticos, investigaciones médicas, jurídicas, sociológicas, psicológicas, culturales, históricas, entre otras, que sustancien posiciones de diversa índole respecto a un tema en particular. La información a la que tengan acceso las personas para la toma de decisiones debe ser veraz, oportuna, necesaria y suficiente, de manera que, la persona pueda formarse su propio criterio sobre un asunto en particular. (Sentencia No.  003-18-PJO-CC, emitida por la Corte Constitucional del Ecuador, punto No. 66)